Crea tu propia película porno

Gemma Juan

-Ha quedado comprobado que vivimos en un tiempo de nuevas promesas. Así lo han demostrado muchos reality shows que se dedican a fabricar ídolos y sacar al mercado una gran variedad de nuevos talentos.

En el mundo del porno está ocurriendo lo mismo. La crisis económica también ha hecho mella en la industria pornográfica y eso ha provocado el alza del porno amateur. En estos momentos, cualquier individuo, con un poco de empeño puede convertirse en el actor de su propia película porno. Los límites los pone cada uno.

Por ello, con motivo de la crisis, se ha puesto de moda hacer vídeos caseros, aunque si bien es cierto que no se gana el dinero que se ganaba hace unos años. Pero sí se ha convertido en una posible solución a esta crisis que está afectando a muchísimas personas. Y esa solución es grabar un vídeo casero o una película porno amateur para intentar venderla y sacarse un dinero extra.

Así, si las parejas que lo deseen pueden compartir su secuencia en los sitios pornos donde las difunden, o incluso vender su material al mejor postor, están en posibilidades de hacerlo. Una primera recomendación es ignorar los tabúes que se han impuesto desde el elenco artístico del cine X norteamericano o europeo.

Y es que las grandes compañías han insistido con la idea de que para ser actor o actriz porno de calidad, uno debe de tener un dote y aguante especial en el caso de los hombres y una apertura indiscriminada por parte de las chicas. Pero por fortuna, la realidad no es como la pintan en el cine clasificación “D” (18 años en adelante), y si a eso le sumamos que hoy cualquiera puede tener acceso a la tecnología mínima para convertir su colchón en un plató (amateur) de rodaje, no debe extrañar el boom del cine porno con estas características en el que cualquier ciudadano del mundo puede ingresar en la industria del porno con un poco de ganas, imaginación y algunas de las siguientes recomendaciones.

Pero un exceso de porno amateur o un uso indebido de él puede llegar a hacer mucho daño a los grandes del porno. El actor Sergio del Hierro no considera al porno amateur como competencia, “lo que sí es competencia es colgar videos sin derechos que encima no son suyos, sino de otros, y subirlos a páginas gratuitas sin ser ellos los autores”, declara, y añade que él mismo se ha encontrado vídeos de pago de su propiedad, que luego estaban la red de forma gratuita porque otra persona se lo ha descargado y ha decidido compartirlo. “Eso es lo que nos hace daño”, declara. De hecho “es ilegal en todos los sentidos, pero que las parejas cuelguen videos de su propiedad, lo veo muy bien, es más lo apoyo”, indica del Hierro, y añade que “sirve de referencia para muchas otras webs”.

El porno amateur suelen grabarlo casi siempre parejas. Se empieza por grabarse por simple curiosidad para verlo juntos y en casi ningún caso se piensa en comercializar ni enseñar a nadie. Pero cuando se han grabado algunos videos, empiezan las preguntas y las dudas…

¿Cuanto nos pagarían por un video?, ¿dónde lo podríamos vender?. La mayoría de las parejas encuentran dificultad para sacar rentabilidad a sus videos, por lo que al final  acaban colgándolos de forma gratuita para darse a conocer. Otras parejas, en cambio, consiguen venderlos de forma exclusiva fuera de su país, donde la distribuidora se compromete a no divulgar en el país de origen de los mismos actores. Este motivo es por temas de familia.

El precio que se suele pagar por un video amateur es de 100 a 500 euros, “depende de la duración y la calidad del vídeo, de la forma fisica de los actores o la iluminación”, informa Sergio del Hierro. Cuando este actor empezó en este mundo hace ahora trece años, “pagaban desde 50.000 pesetas (300 euros) por un vídeo medianamente visible”, declara. “Por aquel entonces se vendían mucho mejor y estaban bien remunerados”. Además, “había menos parejas dispuestas a grabarse, y ahora en tiempos actuales esta mejor visto, aunque sigue estando mal visto en España”.

Del Hierro ganaba con cada video unos 450 euros y “cuando alcance la profesionalidad al cabo de un año empecé a cobrar unos 600 euros. Dejé ese mundillo por mi nueva pareja en el 2003 y en 2008 empecé a producir vídeos con otros actores y actrices, pero la diferencia de precio pagado por los vídeos es la mitad después de trece años”.  Supone poco beneficio en estos tiempos, además de la competencia de internet, por lo que es muy dificil venderlos. “Como mucho los puedes poner mediante descarga y sólo algunas webs funcionan”.

Las cifras que se dicen en los medios son totalmente falsas. “Gana más una prostituta que una actriz porno. Una actriz porno (primeriza) gana desde los 150 euros por escena hasta los 600 euros que gana una actriz muy bien cotizada ya profesionalmente. Las hay que ganan más, pero son celebridades”.

Sólo un 2% de los chicos que se presentan a un cásting porno valen, y se les paga solamente unos 80 euros al principio. Esta cifra sube como máximo a los 150 euros por escena cuando ya son profesionales. “En el caso de que sea una celebridad el precio es muy variable, dependiendo principalmente de la productora”, afirma del Hierro.

Según el manual de producción de cine porno, los siguientes pasos son muy importantes para empezar a grabar una porno amateur:

1- Elegir la cámara adecuada

Para empezar sólo se necesita una cámara de video, no hace falta que sea profesional, pero sí es recomendable que tenga algo de calidad. Normalmente “en el porno amateur no se cuidan las localizaciones, los atrezzos, ni siquiera la iluminación”, declara el actor Sergio del Hierro.

Estos detalles sólo empiezan a cuidarse cuando se empieza a tener experiencia y ganas de comercializar los videos. “Cuando pasamos a cuidar esos detalles y se empieza a tener experiencia en planos, se suele recurrir a un camarógrafo, por lo que deja de ser amateur poco a poco”, declara el actor. Se cuidan las posturas, las expresiones, los diálogos, e incluso se recurre a alguien que edite los videos, este el primer paso a lo semiprofesional.

Si no hay buenas tomas no se puede conseguir un resultado óptimo, aunque sea para uso personal. Lo más recomendable es mantener siempre la cámara de forma horizontal y moverla lo menos posible. Y si los participantes no caben en una toma, sólo hay que alejar la cámara.

2- Asegurarse de la erección

Cualquier señal de nerviosismo o de pesadumbre, puede ser motivo para inhibir una erección. Por lo mismo, hay que asegurarse de que el hombre no falle y para eso existen toda clase de remedios, caseros o farmacéuticos.

Los actores principiantes suelen tener miedo a no empalmarse delante de una cámara, por lo tanto es necesaria la concentración y sobretodo acostumbrarse a las cámaras. De hecho, “muchos no consiguen rodar una escena ya que no es lo mismo hacerlo en privado que delante de gente. Cuando esto ocurre el equipo se retira para que el actor se concentre y poder grabar”, comenta del Hierro.

Cuando soy yo el director de una secuencia y veo al actor con miedo, lo primero que hago es desnudarme para que no haya diferencias y animo a todo el equipo a que haga lo mismo para crear ambiente”, declara el actor sonriendo.

El truco para aguantar “es cambiar de postura, pero lo difícil es correrse cuando te están grabando”.  Para eso el mejor truco es “la experiencia”, acostumbrase a tener gente alrededor.

3. Elegir el set

Hay que cuidar sobretodo, que el sitio elegido sea el más cinematográfico posible, que no existan muchos elementos que estorben la toma, como latas de refresco, muebles, jarras con agua, y demás cosas que cotidianamente llenen el breve espacio. Hay que dejar el set lo más limpio posible para la actuación.

4. Hacer un guión

No es necesario escribir un guión, pero sí estaría bien tener una pequeña historia para el momento en que los participantes, al no saber qué decir, no tengan que recurrir necesariamente a la espontaneidad. En ocasiones funciona pero hay veces que no.

5. Iluminación

Si se va a utilizar luz, hay que asegurarse que siempre esté de frente y no a espaldas de los protagonistas. Evitar las grandes luces sobre los traseros, las sombras en las caras o las luces muy potentes que conviertan en blanco la piel de los protagonistas. Para medir la luz, es conveniente hacer pruebas antes de comenzar a desnudarse.

6. Sound system

Generalmente las cámaras de video cuentan con su propio micrófono, y para un video amateur no es necesario comprar micros adicionales. Sí es menester intentar que no se metan ruidos extraños de la calle, ni mucho menos poner música a un alto volumen, pues puede parecer un documental. Se puede utilizar música al gusto del consumidor como fondo, pero si se va a comercializar el video, es mejor no hacerlo para evitar posibles demandas por derechos de autor.

7. Detalles.

Cambiar de postura cada cinco minutos para que se tenga variedad. Actuar un poco, pero no sobreactuar, pues cuando más natural parezca, es mejor el efecto que puede provocar en un futuro espectador. No hay qué parecer Jenna Jameson pero tampoco un cadáver. Una recomendación es no grabar la clásica eyaculación en la cara de la chica y buscarle alguna variedad.

8. Disfrútalo.

A fin de cuentas es un juego sexual, puede ser un bonito recuerdo que en un momento dado pueden enseñar a los nietos, o presumir ante los amigos.

El porno amateur triunfa prácticamente igual que el porno convencional. “El porno triunfa de siempre”, añade David Martín, un consumidor habitual de cine porno, y añade que “los equipos son cada vez más accesibles, las cámaras, la iluminación y la información. La  gente está harta de ver si siempre lo mismo, por eso siempre triunfa ver cómo practica sexo la vecina y cómo de guarra puede llegar a ser”.

Este consumidor también opina que “siempre genera un morbillo especial ver hacer a las chicas normales lo que hacen las actrices porno”.

Así, Moisés Sanga, director de Cumlouder, afirma convencido que  “para nada el porno amateur es competencia, nuestro mercado es el que busca chicas profesionales, aunque sean novatas en el sector. En nuestro porno las actrices actúan  en situaciones peculiares, sin un guión establecido, sino simplemente como hablarían ellas en situaciones normales y cómo serian capaces de provocar en una calle cualquiera a los transeúntes”.

Por su parte, el actor Sergio del Hierro opina igual. “No son competencia. Es un segmento totalmente distinto y ahora hay una diversidad gracias a la red a elegir lo que cada uno quiera. El porno amateur es un segmento más que ayuda a enriquecer el negocio”.

A nosotros nos encanta todo tipo de porno y creemos que hay nicho para todos, no nos gusta el término competencia y preferimos la colaboración, no queremos competir con el porno amateur, simplemente somos un producto diferente”, afirman desde la productora pornográfica Público Adulto.

En definitiva, dos maneras de hacer porno, una más profesional y otra más casera, que se está convirtiendo poco a poco en una manera de salir de la crisis.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: