El diccionario del porno

Gemma Juan

Mientras la Agorafilia es la atracción por la actividad sexual o el exhibicionismo en lugares públicos, el Gang Bang se puede definir como un tipo particular de orgía en la que una mujer o un hombre mantiene relaciones sexuales con tres o más hombres por turnos o al mismo tiempo. Por otro lado el Bukkake es un género pornográfico y una práctica de sexo en grupo, donde una serie de hombres toman turnos para eyacular sobre una persona, ya sea hombre o mujer. La práctica tiene fuertes connotaciones de humillación sexual.

Y así un sinfín de palabras más de la A a la Z que forman un extenso vocabulario dentro del mundo del sexo y de la pornografía que la gente no conoce y que luego desarrollaremos con más detenimiento.

La industria pornográfica sigue siendo una gran desconocida entre la sociedad, pero más lo es el lenguaje que se utiliza en la cultura del porno. Hay una gran variedad de géneros, vocablos y adjetivos que se usan constantemente en series y películas. “La gente sabe sobre sexo lo que se hayan molestado en averiguar sobre él, ni más ni menos”, afirma rotundamente Irina Vega, que además de producir escenas altporn (porno alternativo) y participar en algunas de ellas, edita y monta los vídeos, postea y es webmistress de PornoAlternativo.com.

Pero también este desconocimiento es normal , así piensa  Ann Lorca, realizadora de cine para adultos, “la sociedad española, aunque aparentemente abierta al sexo, no lo es tanto”. El mostrarse abiertamente sexual provoca que a la hora de la verdad todos critiquen determinadas actitudes. “A mi los gang bangs no me interesan para nada, pero ni lo cuestiono ni creo que quien los practica sea un enfermo” opina esta realizadora. Por otra parte, dice que “hay personas de la calle que ni siquiera se cuestionan el hecho de considerar que hay personas a las que les gusta esta práctica, por eso creo que una cosa es lo que aparentemente parece que está normalizado y otra es la realidad”. Si bien es cierto que en los últimos tiempos la gente emplea estos vocablos con algo más de conocimiento.

Hace diez años preguntabas que era un bukkake y el 80% te respondía que era un plato de un restaurante japonés y que el gang bang fue el nacimiento del universo, ahora tal vez hemos avanzado en asimilar estos vocablos como algo “habitual” sexológicamente hablando, incluso los podemos utilizar abiertamente de manera social, que no practicarlos”, informa Ann Lorca.

La gente cada vez se interesa más en saber cosas sobre el sexo ya que hay más libertad ahora que hace algunos años. “Me imagino que utilizarán sobretodo internet a la hora de informarse, ya que uno puede elegir el momento adecuado desde la comodidad de su casa”, piensa Irina Vega.

Un lenguaje que destaca por sus anglicismos, la mitad de los nombre de las prácticas sexuales y de los géneros tiene su origen del inglés, no se han adaptado al castellano y eso se debe a que los americanos van mucho más avanzados en esta industria, pues ellos producen muchísimo más que el resto de países, además de que invierten cifras muy superiores en este sector. “Tanto los demás países como nosotros, solemos copiarnos de la industria americana, además de que los términos en inglés simplifican una acción, no es lo mismo decir un grupo de hombres follando con una sola chica, que utilizar el vocablo Gang bang”, explica el actor porno Sergio del Hierro. Estos anglicismos resumen en una palabra lo que podría ser una frase en el castellano, además de que el inglés es utilizado como idioma internacional, puesto que se habla en todos los países.

La gente consume el porno sin entenderlo, sin saber qué nombre tienen diferentes géneros, simplemente lo ve.

Para los actores como Jorge Fernández, “el porno es arte. Admite que en la sociedad existe una doble moral, ya que a pesar de que este cine se ve y se consume tres veces más que el cine convencional, todavía es muy elevado el número de personas que ve porno y no lo admite. De esta doble  moral también nos habla Ann Lorca, “queremos hacernos los instruidos cuando en realidad no nos abrimos a nuevas experiencias, sobre todo por miedo a encontrarse con el vecino en bolas”. También opina de la misma manera el actor Sergio del Hierro, “hay gente muy hipócrita que dice desconocer este lenguaje por miedo al que dirán, pero luego los que critican el porno, suelen ser los que más lo consumen en su intimidad sin reconocerlo”.

Y lo que para muchos actores es arte, para la gente de a pié son guarradas. El desconocimiento que existe hace que el porno esté tan mal visto. “La ignorancia crea rechazo. Además, la educación, algunas religiones y la sociedad han influido mucho en la manera de ver el sexo de la gente. Desde muy pequeños nos han enseñado que el sexo es algo sucio” dice Irina Vega.

Una auténtica contradicción, debido a que aunque la gente lo califique como una guarrería, se excita con él. Y eso es debido a que “el sexo es vida y es parte de nuestra naturaleza aunque mucha gente quiera negarlo. Por eso no pueden evitar sentirse atraídos por el sexo, pero tienen una pelea interior entre su educación y su naturaleza”, expresa Irina Vega. Una mujer que piensa que las cosas están difíciles actualmente para informar a la gente en este aspecto. “Creo que habría que empezar por la televisión, ya que la gente cree que todo lo que sale en ella es 100% verdad. Por eso los medios deberían de cambiar y empezar a ser más objetivos. Se deberían de eliminar  los topicazos de los programas, de los anuncios, el morbo por el morbo y la sordidez de ciertas cosas relacionadas con el sexo, y empezar a normalizar ciertos aspectos para enseñar a la gente que hay otra forma de ver el sexo. Programas como “Todos ahhh cien”, estaban haciendo algo realmente interesante por y para la sociedad”.

Las mujeres ahora vienen pisando fuerte en el consumo del porno. Se están volviendo cada vez más curiosas y cada vez se permiten más explorar su sexualidad. Con ellas está naciendo un nuevo mercado y tiene mucho potencial, quizás por ello, cada vez más existen diccionarios de sexo dedicados a la mujer, el futuro del porno, las grandes consumidoras.

De la  Ah! Ah! Ahhh! A la Zzzzzz….

 

Erika Lust en su libro Porno para Mujeres dedica un capítulo al diccionario del sexo. Cómo aprender el idioma secreto del cine X para poder encontrar lo que se busca sin marearse. Para este reportaje, intentamos ponernos en contacto con ella, pero Lust se encuentra de baja por maternidad. Así que nada mejor que reunir un conjunto de palabras para que empecéis a adentraros en el mundo del porno. Esto sólo es un anticipo.

Altporn: Voz inglesa que se utiliza para dar nombre a la pornografía de factura independiente. Cada vez esta pornografía está obteniendo más protagonismo y mujeres como Irina Vega triunfan en este ámbito.

Beso negro: Práctica sexual consistente en lamer el ano y penetrarlo con la lengua. También se le conoce como el anilingus, que es el contacto entre boca y ano. Una práctica cada vez más utilizada en el mundo audiovisual.

 

Blowjob: Voz inglesa utilizada genéricamente para referirse a la práctica del sexo oral a un hombre. Para nosotros es más habitual llamarlo “felación” que es la práctica que consiste en chupar y lamer el pene con la boca, con la lengua y con los labios.

Bubblegum: Nombre que se le da en la industria X a una vagina especialmente rosada.

 

CFNM: Práctica sexual en la que mujeres más o menos vestidas abusan de hombres completamente desnudos.

 

Cockring: Anillo de metal, cuero o goma que se sitúa alrededor de los testículos y el pene para prolongar la eyaculación. Se debe de poner en la base para que de esta manera, frene el flujo de sangre desde el tejido del pene erecto, manteniendo así la erección más tiempo. Se puede encontrar fácilmente en los sex shops.

Creampie: Eyacular dentro de la vagina.

 

Cum: Término inglés intraducible con el que se denomina en la industria pornográfica al semen.

 

Doggystyle: Posición sexual en la que la mujer está sobre sus rodillas y manos y el hombre la penetra por detrás. Esta postura sería la que nosotros llamamos “el perrito”.

Esclavo: Hombre o mujer que desempeña el papel del sumiso en una relación sadomasoquista. Un esclavo sexual que obedece todas las órdenes de lo que le dice la otra persona.

Facial: Práctica muy extendida en el cine porno a partir de los noventa, en la que el actor eyacula en la cara de su compañero/a.

 

Fisting: Término inglés con el que se designa la  práctica sexual consistente en la introducción parcial o total de la mano en el ano o la vagina de la pareja. Es una práctica considerada como extrema, y se suele recomendar que no se lleve a cabo sin los necesarios cuidados previos (desinfección, limpieza, guantes de látex, lubricante, etc.)

Girl on girl: Escena pornográfica en la que hay contacto sexual entre dos mujeres, lo que nosotros conocemos como una escena lésbica.

 

Gonzo: Término usado en producciones X donde el operador de cámara o el director interviene en la acción. Es un género de cine pornográfico que intenta involucrar al espectador directamente en la escena sexual.

Hardcore: Voz que designa el género de porno duro en el que se muestran actos sexuales explícitos.

Interracial: Escena pornográfica en la que intervienen miembros de diferentes razas, aunque la mayoría de las veces se refiere a actores y actrices negros.

Kokigami: Término que designa el arte japonés en el que el pene se disfraza con papel para que parezca un dragón u otros animales.

Látex: Material de tipo plástico del que muchos fetichistas son devotos, muy utilizado en producciones porno.

Met-Art: Fotos o vídeos eróticos con pretensiones artísticas donde las protagonistas son o parecen adolescentes, siempre dentro de la edad legal.

 

 

MILF: Subgénero del porno en el que se practica el sexo con mujeres maduras aunque todavía atractivas. En España se conoce como MQMF, “Madre Que Me Follaría”, bastante conocido por la película American Pie.

Momificación: Técnica de bondage que consiste en envolver el cuerpo de una persona hasta inmovilizarlo con materiales que pueden ir desde el rollo de cocina a las vendas.

 

Orgía: En porno, escena  que incluye cinco o más personas en las que hay múltiples intercambios de pareja, trío, etc.

Plano Médico: En porno, primer plano que incluye genitales, solos o acompañados de otros y siempre en movimiento.

Sexting: Se trata del envío de contenidos de temática sexual producidos generalmente por el propio remitente a otras personas por medio de teléfonos móviles. Normalmente suelen ser fotografías y/o vídeos.

Shibari: Denominación japonesa para las ataduras tipo bondage, realizadas como refinada práctica sexual.

Snowball: En porno, besar a una mujer después de eyacular en su cara. También se utiliza para la acción de pasar el semen de una boca a otra. (bola de nieve o beso blanco)

 

Squirting: Palabra inglesa para denominar la eyaculación femenina, la cual ya desarrollamos en un post anterior, desarrollada desde el punto de vista del mundo del porno por un lado y por otro desde la experiencia de los sexólogos.

 

Trío: Relación sexual que incluye tres personas de diferentes o igual sexo. Una fantasía sexual para muchos.

Yoga: Nombre que se le da en la industria X al hombre capaz de practicarse una felación a si mismo.

Zoofilia: Prácticas sexuales que incluyen el sexo con animales.

Y así un sinfín de palabras más que Erika Lust explica en su libro Porno para Mujeres.

Estas palabras forman parte de una cultura, de un vocabulario, de un lenguaje, el del porno. Una cultura a la que poco a poco va accediendo la gente y provoca que esta cultura también pueda crecer.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: