La violencia machista no cesa

En el presente año son ya siete las mujeres fallecidas por causa de violencia machista, las leyes se agudizan y el código penal acentúa el castigo y las acciones a efectuar contra los maltratadores. Sin embargo los datos que publica el Ministerio de Igualdad, admiten que estas causas no cesan, sino que superan en cuatro las víctimas del enero pasado. Dos de los denominadores comunes de los asesinatos de estas mujeres el pasado enero son por un lado que en ninguno de los casos se había hecho denuncia previa de la victima contra su agresor y por otro que en su mayoría estos sucesos también se cobraron la vida de los niños de la pareja, en total fueron cuatro los fallecidos.

David Pérez, miembro del Cuerpo Nacional de Policía destinado en Vila-real (Castellón) nos explica cual es el procedimiento a seguir por parte de las autoridades cuando se les hace llegar una denuncia de malos tratos. “En lo que llevamos de año ya son ocho las llamadas que hemos recibido. El 95% de éstas suelen ser de vecinos que escuchan gritos o golpes de una pareja discutiendo o de la propia mujer que llama e incluso viene a comisaría a denunciar.” Tras la llamada o denuncia personal los policías de turno se desplazan al lugar de los hechos donde valoran si la persona ha sido agredida o si por el contrario no era más que una discusión subida de tono. En caso de que la mujer presente síntomas de haber sido agredida quiera o no denunciar a su agresor, los policías pueden llevárselo detenido por tratarse de un delito “semipublico”. El supuesto agresor, tras pasar la noche en el calabozo pasa a disposición judicial y se procede a efectuar un JRD (Juicio Rápido por Detenido), en el cual el juez de turno determina con la declaración de los policías testigos y de la agredida las medidas que va a llevar a cabo. David Pérez comenta que: “Hay situaciones en las que la mujer no quiere denunciar, por lo cual el juez solo puede imponer al supuesto agresor unas medidas mínimas, tras las cuales se hace una posterior valoración judicial en caso de verse un riesgo de reincidencia por parte del agresor”.

El caso de María José se salda con un final feliz, fue una victima del maltrato que lo superó en positivo. “Tras sufrir una violación mi padre me empujó a casarme con el que me maltrató durante 24 años tanto psicológica como físicamente. Yo era fea, yo era una basura, yo no servía de nada y cuando trataba de saltarme la sumisión a la que me sometía usaba la fuerza. Tengo cuatro hijos, dos de ellos mayores de edad y uno con problemas de agresividad que han tenido que vivir esos malos tratos desde que eran pequeños”. María José pensaba continuamente en la idea de separarse y empezar una vida nueva pero sus hijos y su mala situación económica la paraban a la hora de denunciar los malos tratos  y separarse definitivamente. En enero del año pasado su marido le pegó por última vez, acudió al médico a que le hiciera un parte judicial y a la casa de la mujer donde la psicóloga le explicó el procedimiento a realizar en estos casos y en dos meses obtuvo el divorcio. Tuvo valor y ahora tiene una vida llena de autoestima, ilusiones y ganas de recuperar esos 24 años perdidos.

La ley de protección contra el maltrato da cada vez más garantías y amparo a la mujer, ésta tiene derecho a una pensión compensatoria y a una alimenticia en función del sueldo del agresor y desde “La casa de la mujer” se dan facilidades para buscar a las víctimas de violencia machista un trabajo así como en caso de no tener residencia darles cabida en una casa de acogida donde psicólogos las ayudan a superar las experiencias vividas con su agresor.

A pesar de esto, los casos aumentan y como apuntaba al principio los casos en este enero pasado se han disparado no solo a la muerte de siete mujeres sino también a cuatro de sus hijos. Desde algunas ONGS se reivindica que el derecho penal ampare y atienda también la situación del menor en estos casos y lo argumentan diciendo que el pasado año ascendieron a 800.000 los niños que directa o indirectamente sufrieron la violencia de género.

La proteccion contra el maltrato por las autoridades españolas está recogida en el artículo 173.2 del Código Penal revisado en última estancia en mayo del 2010 y dice así:

Art. 173.2: “El que habitualmente ejerza violencia física o psíquica sobre quien sea o haya sido su cónyuge o sobre persona que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia […] será castigado con la pena de prisión de seis meses a tres años […], inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento por tiempo de uno a cinco años […]”. “Se impondrán las penas en su mitad superior cuando alguno o algunos de los actos de violencia se perpetren en presencia de menores, utilizando armas, o tengan lugar en el domicilio común […].”


Comments
One Response to “La violencia machista no cesa”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] país arrastrada por la idea de su novio de salir de Italia, Maria José sufría en silencio los malos tratos del que era su marido al tiempo que veía crecer a sus cuatro hijos, uno de ellos con problemas de […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: