Hay sexo más allá de los treinta

Soni Montins

Soni Montins

Maria José e Isabela son dos mujeres que han   pasado la treintena dejando atrás relaciones difíciles y tortuosas con pocos apoyos pero con uno muy importante, su amistad. Se conocieron hace tres años con la llegada de Isabela a España. Isa llegó a este país arrastrada por la idea de su novio de salir de Italia, Maria José sufría en silencio los malos tratos del que era su marido al tiempo que veía crecer a sus cuatro hijos, uno de ellos con problemas de agresividad.

Se vieron por primera vez en un gimnasio de Pontevedra donde ambas apartaban sus problemas emocionales a costa del ejercicio y de conocer a gente nueva. Dos almas libres presas por la sumisión doméstica en mayor o menor grado que encontraron así un modo de romper su silencio y descargar las injusticias que su día a día les presentaba. Desde la fundación Ana Bella de ayuda a la mujer afirman que “una es maltratada hasta que ella dice basta”. Isabela, pese a no tener ayuda familiar dijo basta a su pareja e inició una vida sola en España cuando apenas aprendía a hablar el español, Maria José tardó un poco más pero también sacó fuerzas para dejar a ese del que dice que “me quitó 24 años de mi vida”.

Según la psicóloga y sexóloga afincada en Elche: Mara Gabarrón: “el disfrute de la sexualidad plena de una mujer, tenga la edad que tenga, viene dada por las claves de la autoestima, seguridad en sí misma, sentirse atractiva, sentir atracción por la otra persona y por ello tener una buena predisposición sexual. A todo ello ayuda una pareja que te suba la moral, te haga sentir importante, guapa y feliz.”

La sexualidad de Isabela y Maria José estaba dormida, desaparecida en el combate de querer cambiar de vida, de no soportar más la relación que cada una tenía con sus parejas. Prácticamente estas dos mujeres empezaron a vivir al unísono de encontrarse, muchas son las casualidades que las unen, muchas las cosas que tienen en común en su vida anterior y en la presente. Para ambas el sexo juega un papel muy importante en su vida actual y recuerdan como tuvieron que superar algunos problemas de índole psicológico en el sexo causados por las relaciones traumáticas producidas con sus anteriores parejas.

Sequedad vaginal

Isabela mantenía relaciones con su ex pareja dos o tres veces al mes, era una relación en la que él la humillaba y dejaba a cargo con todos los gastos de la casa mientras perdía el interés por buscar un empleo y por hacerla feliz. Los encuentros sexuales de ambos eran rutinarios y siempre en el lecho. El amor que sentía Isabela por este hombre se fue y con ello también la atracción sexual desapareció hasta que se armó de valor para iniciar una vida sola en un país que no era el suyo al margen del que la había empujado a venir a España. A partir de este momento Isabela se sintió liberada y totalmente predispuesta a rehacer su vida, a conocer a otros hombres. Se inició en las relaciones esporádicas que hoy en día mantienen vivo su deseo sexual así como su autoestima. Isabela lo nota en su estado de ánimo: “tengo una vida muy monótona, trabajo doce horas diarias sin tiempo para comer apenas y en las etapas en las que tengo más actividad sexual me siento más viva, más contenta, cuando no tengo sexo mi estado de ánimo recae”. A pesar de esto Isabela vive mucho mejor con la independencia que tiene ahora de cuidar de ella misma y de nadie más. Así y todo cada vez que tiene relaciones sexuales en la cama con otro hombre sus paredes vaginales no liberaban mucosa y esto hace que la fricción con el miembro del hombre al ser penetrada no le sea placentera. La sequedad vaginal de Isabela según expertos en sexología podría ser causa de alteraciones orgánicas como el estrés de vida que lleva o su adicción al tabaco pero al consultarlo con su ginecólogo y comentarle que esto sólo le ocurría cuando mantenía las relaciones sexuales en la cama, (sitio donde practicaba sexo con su anterior pareja) el experto determinó que su problema de humedad vaginal era psicológico y le recomendó usar un lubricante de base líquida para sus próximas relaciones.

Vaginismo

Las fuerzas para acudir a su médico de cabecera, a La casa de la mujer y a su abogada para tramitar la separación, las cogió María José de conversaciones con su amiga Isabela, de un darse cuenta de que así no podía seguir y de días de mirarse al espejo y pensar que no estaba tan mal para la edad que tenía, que quizás pudiera rehacer su vida y de que estaba harta de volver a casa a estar con ese que le bajaba la autoestima cada día por puro egoísmo. Cuando María José se separó, hacía dos años que no mantenía relaciones sexuales con su marido y de las que tuvo anteriormente dice: “fueron por cumplir”. Se casó sin estar enamorada y afirma que “le robaron 24 años de su vida”. María José tomó la decisión en un momento en el que se sentía fuerte para hacerlo y tras los trámites conoció a un hombre con el que coincidía en el gimnasio donde se conocieron las amigas, un hombre con el que hablaba mucho y por el que empezó a sentir atracción.

Al tiempo y cuando María José se vio preparada empezaron a mantener encuentros sexuales. Este hombre le devolvió la alegría a la vez que le daba seguridad en sí misma pero en estos primeros encuentros y tras dos años sin mantener relaciones sexuales la vagina de Julia se contraía, los músculos se cerraban y no podían culminar el acto sexual, ella lo describe así: “estaba un poco estrecha de abajo, Alberto me decía que mi vagina era como un muro que no podía atravesar”. Según la experta sexóloga Mara Gabarrón, lo que María José padecía era: “vaginismo: incapacidad para la mujer de ser penetrada por el hombre a causa de un miedo incontrolable (casi fobia) causado por varios factores, en este caso relaciones anteriores traumáticas”. A María José no le hizo falta seguir ningún tratamiento, a pesar de que los sexólogos recomiendan hacer trabajos musculares y terapias psicológicas. Alberto la trata como una princesa y pudo así superar sus miedos de forma progresiva a la par que le habló de sus experiencias anteriores, él le dio la confianza y el respeto que merecía. Ahora María José se siente mujer, se siente feliz, del sexo habla maravillas y hasta se compra ropa interior seductora. Cada día que tiene un encuentro sexual con Alberto su cara irradia felicidad, en el sexo asegura que se encuentra más cómoda tomando la iniciativa y su postura favorita es la de “andrómaca” o “mujer cabalgante”.

Dejar una relación no es algo fácil y cuanto más tiempo se está con esa persona más cuesta, hay mujeres que dejan a su pareja de muchos años con la que han mantenido relaciones sexuales por primera vez y uno de los principales motivos por los que no cortan antes estas relaciones insanas es la pregunta recurrente de “si podrán rehacer su vida o no”. Al margen de esto los profesionales como la psicóloga Maria José González aconsejan a la mujer que valore la situación y si realmente no quiere estar con esa persona “que sea valiente para afrontar la realidad y tirar hacia delante sin esa persona.  Siempre hay que hacer todo lo posible por conseguir la felicidad realizando cualquier propósito que deseemos, viviendo de verdad”. Es cierto que tras una situación de ruptura pueden surgir problemas psicológicos como los citados de Isabela y María José a la hora de volver a mantener relaciones sexuales, ante esto hay que tener claras dos cosas: que en tu próxima pareja o relación esporádica prime el respeto hacia ti y acudir a la consulta de un ginecólogo, sexólogo o psicólogo experto en terapias de pareja que ayuden a explotar tu sexualidad plena para sentirte nuevamente mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: