¿El sexo es traumático o adictivo?

Sol Segura

Los accidentes ocurren. Un cocinero puede hacerse un corte profundo en el dedo tras un desafortunado cuchillazo a un jamón con el que preparaba un delicioso aperitivo. Un conductor, subido en su utilitario, camino hacia el trabajo a una velocidad de 100 kilómetros por hora, puede salirse de la carretera y chocar contra una barrera al perder el control de su vehículo por una avería inoportuna. Los accidentes existen y tienen consecuencias y en muchas ocasiones secuelas. En el caso del vehículo las consecuencias serían el coche destrozado, desperfectos en la carretera y en la valla. Las secuelas en cambio serían aquellas que padecería en conductor, miedos futuros que nacen de la mala experiencia e impedimentos psicológicos causados por el estrés y la ansiedad de un accidente.

Y si los accidentes ocurren en la cocina o en la carretera, ¿hay algo que exima al sexo de este atroz juego?.  La respuesta es no, el sexo y la sexualidad es un componente más, una inherente característica que nos hace humanos y sexuales por necesidad (por la necesidad de reproducirse) y por voluntad. Una voluntad propia que cada individuo mide en intensidad y cantidad dependiendo de su necesidad psicológica y apetencia.

Ahora bien, si del mismo modo que un hombre al que le encanta conducir se encuentra inmerso en un gran accidente, del cual su mente extraerá el temor y estrés del momento de la colisión impidiéndole que vuelva a conducir con normalidad: sin temor al resto de vehículos y  temer por su vida, ¿es posible que un ser sexuado sienta temor por una conducta normal como su propia actividad sexual?. Los especialistas aseguran que sí y en ocasiones ese temor, esa reticencia al sexo puede venir determinada por las primeras relaciones sexuales. Relaciones insatisfactorias, llenas de miedo, dudas e inseguridad.

Los problemas de pareja debidos a una falta de comunicación o empatía en las relaciones, en la mayoría de ocasiones desembocan en un problema de habilidad social dentro de las relaciones sexuales, en problemas de apetencia, y acentúan la falta de educación sexual, se mitifican patrones de conducta sexual como que el hombre debe aguantar una erección durante un determinado tiempo, de lo contrario se consideraría que tiene problemas de erección, o en otro sentido eyaculador precoz.  El miedo y la presión de encontrarse ante una situación así en las primeras e inseguras relaciones puede provocar precisamente ese tipo de situaciones y lo que es peor, crear traumas que acompañen al individuo durante mucho tiempo impidiendo que disfrute de sus relaciones.

Laura Cuadrado, sexóloga de la Concejalía de Juventud del Ayuntamiento de Elche, (http://www.joveselx.com/) no marca una edad que limite el momento adecuado para comenzar a tener relaciones o por el contrario esperar a tenerlas. Según la experta esos momentos están determinados por la personalidad, disposición y conocimiento de sí mismo que tenga el joven. La recomendación de la sexóloga para iniciarse en el sexo se basa en la masturbación. En conocerse uno mismo, saber qué te gusta y cómo te gusta, para poder pedirlo y poder hablarlo con la pareja sin vergüenza ni miedo. Disfrutar de las relaciones sexuales pasa por conocerse bien uno mismo, conocerse el cuerpo, las reacciones, qué zonas son las que más le excitan. A todas estas cuestiones se llega por el camino de la masturbación.

En definitiva que cada individuo se reconozca como ser sexuado y se conozca como ser sexual y todo ello prolongarlo a la pareja es fundamental para evitar traumas sexuales o secuelas que quedan como consecuencia de experiencias poco gratas o la incapacidad de asimilar ciertas situaciones para las que no se está preparado.

El trauma más habitual se produce en las mujeres y está marcado por la estimulación. Hablamos del vaginismo. Esta afección tiene diferentes grados dependiendo de la gravedad. El factor psicológico tras esta dolencia es importantísimo. Cuando desaparece la tensión y ansiedad de la mujer ante la posibilidad de que se produzca una penetración, la vagina deja de contraerse de manera involuntaria y el dolor desaparece. Este tipo de afecciones se tratan de manera personalizada y con consultas y tratamiento de sexólogos que no sólo trabajan el aspecto sexual, si no también el psicológico.

 Y si los diferentes ámbitos de la vida muestran continuamente antagonismos ante cualquier situación, en el sexo encontramos enfermedades que podrían reconocerse por el exceso de su práctica. Lejos de los traumas provocados por la inexperiencia de las primeras veces, pueden darse prácticas adictivas y enfermizas. Actividades y actitudes sexuales que provocan un desorden en la capacidad de sentir y expresar afecto, desviaciones que reducen la posibilidad de gozar plenamente del sexo o la necesidad imperiosa de practicarlo continuamente y en situaciones o lugares comprometidos y morbosos para suministrar al cuerpo la adrenalina por la que se siente adicción y  evitar entrar en situaciones de ansiedad (hipersexualidad).

Cuando se habla de desviaciones sexuales que impiden sentir placer o gozar plenamente de él, se habla de sexopatia, como pueden ser el fetichismo o la pedofilia. Esta última está bien considerada en otras religiones como el Islam.

 En el trabajo Adicción al sexo: controversias, se plantea, a través de investigaciones históricas y sociológicas que los hábitos sexuales desviados han estado presentes en distintos períodos de la historia, en los cuales existían costumbres sociales bastantes insanas. Por lo tanto se considera que las anomalías de la sexualidad no se deben a degeneraciones, ni al relajamiento de los usos y principios morales; se podría decir inclusive que la normalidad en materia sexual es moldeada mayormente por principios morales”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: