SIDA: Pasado, presente y futuro

-Gemma Juan-

 

 

– MªCarmen Buigues es psicóloga y tiene dos masters, uno en psicología clínica y otro en educación y rehabilitación en conductas adictivas. Ha trabajado durante tres años con personas drogodelincuentes en el centro penitenciario de Picassent, en el módulo intrapenitenciario; un lugar que le ha permitido tratar con personas que tenían la enfermedad del sida. Actualmente se encuentra trabajando en el área de prevención y educación en adicciones con talleres en institutos y centros sociales de los centros de Alicante.

Afirma que la campaña que se está llevando a cabo en Chile “Morir de viejo es mejor que morir de sida” está mal enfocada por el hecho de que relaciona únicamente el contagio del VIH con el aspecto relacional de pareja de ser o no infiel. Mª Carmen Buigues añade que a esta campaña le faltan otros factores que no se centren en un único aspecto.

PNS: España sigue siendo uno de los países de mayor incidencia del virus de inmunodefiencia humana en Europa Occidental. Según su punto de vista, ¿A qué creé que se debe este hecho?

Mª Carmen Buigues: La falta de concienciación y educación social, el estilo de vida de nuestro país y el como educamos a nuestros jóvenes es quizá lo que lleva a que en muchos aspectos estemos en la cúspide de la pirámide de ser los que más…..o ser lo que menos. Seria ilógico y muy poco coherente no tener una buena educación con respecto a las normas sociales y no estar los primeros de la fila.

¿Por qué sigue faltando tanta información entre la sociedad?

Durante años ha sido un tema asociado únicamente a determinadas esferas de la sociedad  y como ha sido un tema relegado hay muchos aspectos de dicha enfermedad que la gente no conoce, sólo aquellas personas relacionadas con el tema o más sensibilizadas al respecto, tienen información relevante del VIH.

En los últimos años se ha señalado también que la incidencia de la enfermedad ha disminuido entre los consumidores de drogas intravenosas pero que ahora las relaciones sexuales de riesgo se han convertido en la vía principal de transmisión, ¿Cuáles pueden ser las razones de este incremento?

En primer lugar hay que tener claro que las formas de consumo, las sustancias y los ambientes en los cuales se consume han sufrido cambios. En segundo lugar la concienciación y la mayor información entre los jóvenes de las diferentes sustancias ha hecho que los hábitos de consumo cambien y que se de prioridad a otros aspectos de la salud antes que a los sexuales. Otro aspecto a tener en cuenta es la baja percepción de riesgo que los usuarios de muchas sustancias experimentan bajo el efecto de dichas drogas, con lo cual tienen conductas sexuales de riesgo que no perciben como tal.

Actualmente hay una campaña en Chile contra el SIDA, titulada “morir de viejo es mejor que de sida”, ¿Qué le parece esta iniciativa?

Me parece que está mal enfocado relacionar únicamente el contagio del VIH con el aspecto relacional de pareja de ser o no infiel. El hecho de que se desarrollen campañas al respecto es muy beneficioso, pero en este caso creo que le faltan otros factores que no se centren en un único aspecto.

Los jóvenes tienen una serie de actitudes e ideas erróneas que influyen en la prevención que hacen sobre el SIDA, ¿Cuál diría que es la actitud errónea más generalizada entre ellos?, ¿A qué se puede deber?, ¿Existe alguna diferencia entre sexos?

La falsa percepción adolescente que pasa por la frase típica “eso nunca me va a pasar a mi”, es algo ajeno y asociado a personas con riesgo de exclusión social.  Se debe a la falsa seguridad y a un alto autocontrol subjetivo. El sentirse protegido en un contexto social que consideran controlado y como tal viven el contagio del VIH como algo que ellos pueden controlar, y no ven el nivel de gravedad de dicha enfermedad. Considero que es más una diferencia interpersonal que una diferencia entre géneros, por lo que no creo que la diferencia entre sexo se pueda aislar como único rasgo diferenciador.

En líneas generales, ¿Qué propuestas de mejora plantearía con respeto a los programas de prevención dirigidos a los jóvenes y adolescentes?

Plantearía una mayor individualización enfocada a las diferencias contextuales y  personales de los implicados. Darles una visión cercana de la enfermedad con todos los detalles de su vida cotidiana y hacerles ver que es algo mucho más normal y usual de lo que ellos creen, que también es una enfermedad que condiciona el estilo de vida pero que también es cierto que no tiene porque significar el fin de una vida.

¿Cómo se orienta a una persona que vive con el VIH?

Lo primero que debemos hacer es evaluar su personalidad y averiguar como esa persona se enfrenta en general a las dificultades en su vida, es decir, cual es su estilo de resolución en la vida. Una vez hecho esto pasaremos a darle toda la información necesaria para su cuidado tanto psicológico como físico,  y qué orientaciones debe seguir para que su vida, dentro de unos parámetros, sea lo más normalizada posible.

Cuando uno se enfrenta a una noticia de esta naturaleza, ¿Lo primero que piensa es que se va a morir?

Está claro que no. Lo primero que debe pensar es “qué debo hacer para que mi vida tenga la mayor calidad posible y cómo debo respetar a los demás y no contagiarlos”. Lo más importante es ponerse en tratamiento y adaptar un estilo de vida ante la nueva situación.

¿Una persona con esta conducta de riesgo debe salir a la calle y decir: “Soy enfermo, tengo sida”?

Eso es una decisión personal en la cual no podemos entorpecer. Podemos orientar el cómo hacerlo para que sea lo más adecuado posible tanto para él como para la persona que recibe la información y también a quien contarlo, pero no si hay que hacerlo o no, es repito, una decisión personal.

¿Cómo se trata a una persona que vive con el VIH?

Como se trata a cualquier otro paciente. Eso sí, integrando en la terapia aspectos médicos, psicológicos y sociales, es decir, dando un enfoque biopsicosocial, porque ésta persona tendrá disfunciones en estas tres áreas de su vida, con lo cual habrá que hacer hincapié en todos los aspectos que se integren dentro de estas áreas.

¿Qué sensaciones son las que más se mueven en una persona con esta conducta de riesgo?, ¿impotencia, bronca contra sí mismo?

Como en cualquier otra enfermedad crónica el enfermo pasará por una serie de fases en las que por supuesto se encuentran las que usted menciona. En cada una de ellas sus sentimientos, pensamientos y actuaciones serán diferentes. El papel de los especialistas en este caso será el de asegurarnos que llegue a la fase final de asunción con la mayor normalidad habiendo superado las fases anteriores sin problemas; se puede dar el caso en que puedan llegar a cronificarse y que por consiguiente les lleve a anclarse en alguna de dichas fases, impidiendo así  llegar a la asunción de dicha enfermedad. Será entonces cuando empezará a ser consciente de su nueva situación, y por lo tanto, empezaremos a ver cambios positivos y sobre todo los cambios hacia la normalización en su nueva realidad.

¿Con el SIDA se convive o de SIDA se padece?

Con el sida se aprende a vivir. Ésta sería la frase más aconsejable, al menos para la persona que lo padece. Para el resto de la sociedad la frase aconsejable sería “con el sida se convive” y eso implica que el sida se tolera, que el sida se respeta, etc; porque a ninguno de nosotros se nos ocurriría estigmatizar o juzgar a una persona porque padeciera un infarto o tuviera cáncer, sin embargo, todos nos atrevemos a juzgar o criminalizar a una persona cuando contrae una enfermedad de este tipo.

¿Qué lugar cree que ocupa el VIH entre las prioridades del Ministerio?, ¿Se sienten apoyados?

Actualmente las prioridades van hacia otros caminos. Se dedica tiempo, dinero y atención, pero no al nivel que debería darse.

Dicen que mantener relaciones sexuales con un seropositivo no es peligroso si se utiliza preservativo, ¿Esto es verdad o es un disfraz de la realidad para quitar el miedo a la sociedad?

Hay prácticas sexuales con un seropositivo que son arriesgadas y por tanto hay que hacerlas bajo una serie de prescripciones si no se quieren correr riesgo, pero más allá de esas indicaciones, compartir la vida con una persona seropositiva es totalmente “normal”, es decir, tan normal como vivir con cualquier otra persona que sea todo lo “normal” que cualquier persona pueda ser. Cada uno tenemos nuestras propias particularidades y como tal aquella persona que comparta la vida con nosotros tendrá que aprender a vivir con nosotros y viceversa.

¿Qué nos ha enseñado el VIH?

Que hay enfermedades que se las creía exclusivas de un entorno o esfera social y que habiéndose demostrado la facilidad de ésta para saltarse cualquier barrera social, cultural e interracial, nos hace ver que sólo nosotros como individuos únicos, tenemos la capacidad para controlar su efecto.

Comments
8 Responses to “SIDA: Pasado, presente y futuro”
  1. Maje dice:

    Interesant, molt interesant esta espècie de radiografia de l’estat de la SIDA.

  2. Maje dice:

    La pregunta qué hemos aprendido del sida puede suscitar un amplio debate.

  3. María dice:

    Estoy con Maje. La respuesta de la psicóloga es buena, pero la gente de a pie, que ha aprendido del SIDA? Yo por mi parte he aprendido que la enfermedad no supone un contagio a la primera de cambio y que no por ello debemos tratar a los enfermos como apestados. Además, es una enfermedad en la que son las defensas las que fallan.
    Un buen año a todos los del blog y seguid así.

    • PNS dice:

      Muchas gracias María. Cómo tu bien dices, el sida es una enfermedad que no supone un contagio a la primera de cambio. Hay una serie de prácticas de riesgo que hay que evitar, como por ejemplo, practicar sexo sin preservativo. Pero al fin y al cabo, las personas seropositivas son personas como lo somos tú y yo, cada uno tiene sus problemas, pero todos tenemos los mismos derechos.

  4. Alf dice:

    Sí, todos tenemos los mismos derechos en el papel, pero en la vida real la cosa cambia. La gente es muy hipoócrita.
    Felicidades por el blog, me lo ha recomendado una amiga.

  5. PNS dice:

    Muchas gracias Alf. Te doy toda la razón en cuanto a que la gente es muy hipócrita. Por eso, entre todos, tenemos que cambiar esta actitud. Nunca sabemos lo que nos puede pasar en el futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: