Del porno XXX al porno SSS

El renacer de la sexualidad y el descubrirla por completo es el leitmotiv de personas y parejas que encuentran en el porno amateur una práctica excitante que nació como una fantasía y ha llegado a desbancar a las productoras industriales del porno.

En un videoclub o sex-shop las películas amateur rondan entre los 40 y 50 euros, a más antigüedad mayor es el precio. Casas como morbo.com o leche en polvo vieron en estas producciones caseras un gran tirón, una renovación del porno que huía de las barbies playboy y de las escenas secularizadas y algo forzadas. Olvidarse de que estás viendo una película porno y ponerte en la piel del voyeur es con el porno amateur más fácil que nunca. Compartir experiencias y que las compartan contigo.

Las producciones industriales tienen ahora más que nunca que renovarse o morir puesto que los costes elevados de éstos rodajes están obligados a buscar rentabilidad directa al contrario que su principal competencia, que pese a ser de material de baja calidad, en ocasiones es mucho más interesante. Un mundo por descubrir que aportan otras parejas y a muy bajo coste. Amar es compartir, practicar gang-bangs y bukakes en la red también lo es. .

De todo esto surgen los prosumers, que no transformers, aunque un aire le dan a estos últimos porque aúnan las dos caras en una misma moneda, por un lado consumen, por otro producen. Y no les va nada mal puesto que de la tecnología han hecho virtud y se cuentan por millones los contenidos amateur que se rentabilizan en la red en todos los formatos y maneras posibles. Y de aquí surge un nuevo debate, ¿intrusismo en el mundo de la pornografía o una rama más del mundo del porno?. La verdad entre los actores porno es que esta práctica molesta sobretodo a nivel económico, tanto como le puede molestar una Belén Estebán a los periodistas de El País semanal. Productoras como Putalocura de Torbe han ido instalando el género amateur a sus películas, muestra de ello es Pilladas en la calle en la que el actor y productor ofrece a aquellas que ve por la calle dinero a cambio de un polvo y su posterior difusión. De todos modos el amateur más primitivo lo encontramos en páginas como youporn, pornhub, xvideos, pornotube, youjizz o sextube en las que emulan al canal youtube con estrictos contenidos triple X.

A tal punto ha llegado la consumición de páginas con contenido sexual que la tecnología también se ha vuelto en contra del negocio que en un principio se benefició tanto de ella, el porno. Las productoras industriales ya se han manifestado en contra de estos soportes de los que se dice que son los nuevos reyes de la piratería a la que los organismos de seguridad pretenden hacer un jaque mate. Pese a todo, la lucha contra la piratería pornográfica está aún en pañales, pues en este campo, el sector se ve envuelto en un halo de prejuicios muestra de ellos son las curiosas iniciativas para pararla, entre otras, la de “sacar los colores” a aquellos que descarguen de forma ilegal contenidos pornográficos haciendo públicos su nombre y documentos de identificación. Bajo el eslogan de “Nosotros innovamos. Tú te masturbas”, Pinkvisual es una de las principales promotoras de este “movimiento anticorsario”.

Y como de la necesidad se hace virtud, muchas de las estrellas de la escena pornográfica han sumado a su faceta de actriz o actor porno la de “escort”. Acompañantes remunerados que poder llevar a fiestas, reuniones o locales de intercambio entre otros. El tener sexo o no es secundario en este tipo de contratos de pareja  en lo que una de las premisas que el cliente busca es que éstos tengan una presencia agradable y un alto nivel cultural.

El obtener placer a cambio de sexo sigue manteniéndose en las top list de máquinas de hacer dinero. Uno de los oficios más antiguos del mundo que se ha mantenido con el tiempo y es hoy en día uno de los más sólidos y rentables. Internet cubre las necesidades primarias de todos aquellos que las requieran, instintos animales que tras el “prueba y verás” quieren más, más y más. Este “más” es el que hace que pese a la crisis los contenidos porno sean junto a las bebidas alcohólicas los productos de los que la gente no se priva. En cuanto a la pornografía amateur es fácilmente justificable su aparición y continuidad en el mercado: ¿quien mejor que un cliente para saber lo que quiere y cómo lo quiere?, además de la gran diferencia de precios por la que puedes obtener este tipo de contenidos con solo un click. Así, en las películas amateur podríamos sustituir la arcaica triple X por la triple S de sexo “Semibueno, Semi-Bonito y Superbarato”.

Comments
One Response to “Del porno XXX al porno SSS”
  1. hmzdavid dice:

    Barato sale pero hay mucha gente que podría, antes de hacer sus “producciones”, aprender unos conceptos básicos de comunicación audiovisual….
    (hasta en el Gonzo hay que tener un poco de estilo cheee)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: