¡Tú puedes ser uno de ellos!

-Gemma Juan-

-José López se hizo su primera prueba a los 23 años junto a su pareja. Tras una semana de nervios, de comerse la cabeza, de pensar si uno de los dos podía tener el virus del VIH, el médico les comunicó que estaban completamente sanos. Como ellos, son muchísimas las personas que cada día acuden a CIPS (Centros de Información y Prevención del Sida) para hacerse la prueba. Pero por desgracia, todavía son pocos.

El Sida es una enfermedad causada por la destrucción del sistema inmunitario por un virus llamado inmunodeficiencia humana (VIH).

La infección se suele transmitir cuando el virus que está en la sangre, el semen, el fluido vaginal, la leche materna y, en menor medida, en el líquido preseminal de una persona infectada por el virus del VIH, entran en contacto con alguna lesión que haya en las mucosas o la piel de alguien que no está infectado. El diagnóstico precoz de esta infección mejora mucho su pronóstico y facilita la toma de medidas para evitar la transmisión a otras personas.

La prueba del VIH consiste en un sencillo análisis de sangre anónimo y gratuito que detecta los anticuerpos específicos que el sistema inmunitario produce como respuesta a la infección por VIH, pero son necesarias al menos 12 semanas desde la infección para que éstos se produzcan. Durante ese periodo,  si se produce la prueba, será negativa. Es lo que se conoce como el período ventana.

Una prueba que tendrían que hacerse personas que han tenido prácticas de riesgo (relaciones sexuales con penetración vaginal o anal con una o más personas de las que desconocen si están infectadas). Las personas que tienen o han tenido una enfermedad de transmisión sexual deberían también hacerse la prueba. Lo aconsejable por los especialistas es una vez al año en personas que tienen diferentes parejas y no realizan sexo seguro. También es conveniente para las personas que han compartido inyectables, parejas estables que quieren dejar de utilizar preservativo y sobretodo las mujeres embarazadas o que pretendan tener hijos.  Y  es que cabe destacar que no existen grupos de riesgo sino prácticas de riesgo, y es un hecho que la sociedad tiene que tener muy en cuenta y mentalizarse sobre esta diferencia.

De ninguna manera el virus del sida se transmite por darse la mano, abrazarse o besarse. Tampoco por las lágrimas, la tos y los estornudos. Compartir duchas, lavabos o váteres, nunca será sinónimo de transmitir el virus.

DESMITIFACIÓN

Un simple análisis de sangre puede ayudar a evitar el contagio y determinar cuando empezar tratamiento. La enfermedad ha evolucionado de una forma progresiva desde sus orígenes. Durante los años 80 y 90 los infectados del virus tenían muchas posibilidades de morir, ahora es una enfermedad crónica que en el peor de los casos requiere un tratamiento de por vida.

El SIDA es una enfermedad que en un principio se relacionó con el colectivo homosexual y drogadictos. Un tópico que no es cierto. Con el paso del tiempo, “la incidencia del VIH ha disminuido tanto en los homosexuales como en los drogodependientes, mientras que el porcentaje de las mujeres infectadas está creciendo. Entre otras cosas porque se utiliza bastante menos la vía parental (la inyección), además de que ahora la vía principal de contagio son las relaciones sexuales de riesgo”, afirma Álvaro Botella, psicólogo del centro de día AEPA (fundación para el estudio, el análisis y la prevención de las adicciones) en Alcoy.

DESINFORMACIÓN

Pero la desinformación que existe en la sociedad sobre el VIH es total. El SIDA es una enfermedad que no tiene cura pero que tampoco mata. La enfermedad tiene tratamiento efectivo. El VIH si se controla no se tiene por qué contagiar. Actualmente hay entre 120.000 y 150.000 personas que tienen el virus. Pero sin duda, el porcentaje más peligroso es el de las personas que están infectadas y no lo saben por el hecho de que igual son portadores, es decir, que no desarrollan la enfermedad, pero sí la transmiten.

Y por otra parte, se encuentran las personas que viven con el VIH y no lo dicen, porque tampoco tienen el porqué de hacerlo público cuando son personas que pueden hacer una vida normal. El hecho de que la sociedad siga tan desinformada provoca el rechazo y la marginación hacia estas personas.

MARGINACIÓN

Esta desinformación tiene como principal consecuencia la marginación total de este colectivo de personas. Gran parte de la sociedad piensa que un seropositivo o persona que tenga sida va a contagiarle, cuando en realidad, si esa persona está controlada tiene menos probabilidades de contagiar que otro individuo desconocido.

TRATAMIENTOS

Existen tratamientos para no reinfectarse después de una practica de riesgo con una persona con el virus; algo así como la píldora del día de después, que impide en la mayoría de los casos que la persona expuesta al virus se pueda contagiar.

Es un tratamiento post-coital al cual sólo tienen acceso personas que han tenido una situación de riesgo. Está enfocado para las parejas discordantes (persona VIH positiva y VIH negativa) en el caso de que, por ejemplo, se les pudiese romper un preservativo. Además de ser un tratamiento muy agresivo, (como el tratamiento para la enfermedad del Sida) es muy caro. Sí que hay que señalar que la Seguridad Social en España costea al 100% estos tratamientos. No ocurre lo mismo en otros países como por ejemplo Estados Unidos, donde además de no costearlos, hasta hace muy poco tiempo, una persona seropositiva o que tuviera la enfermedad, ni le daban la residencia ni le permitían viajar allí.

Existe también un tratamiento de una sola toma al día para combatir el virus. Une tres componentes en una sola pastilla, provocando una mayor calidad de vida a los pacientes. Se trata de  “Atripla”.

PREVENCIONES

El preservativo. Es importante utilizarlo de forma adecuada siempre que se tengan relaciones sexuales y se desconozca la situación de la pareja con respecto al VIH. Las principales recomendaciones son utilizar preservativos  homologados y comprobar la fecha de caducidad y que no hayan estado expuestos al calor. Habrá que sacarlo del envoltorio con cuidado, evitando que las uñas, los dientes o los anillos los rasguen. En el caso de los lubricantes, éstos deben ser de base acuosa o gel de silicona y nunca de base grasa como aceites y vaselinas, ya que deterioran el látex y provocan rotura del condón. Nunca deberán reutilizarse, haya habido o no eyaculación.

José Gisbert lleva cinco años con su marido con Sida, mantienen relaciones sexuales a diario y nunca se ha contagiado. El uso del preservativo y tener claras cuales son las prácticas de riesgo son el motivo para que José Gisbert no se haya contagiado. La mayor práctica de riesgo es la del coito anal, por el hecho de que se pueden hacer heridas y la sangre puede provocar contagios.

El caso de Laia Pérez es diferente, son una pareja heterosexual. Su pareja tiene el virus también y al igual que José mantienen relaciones sexuales a diario. Pero Laia quiere quedarse embarazada. Existe la posibilidad de que tengan un niño y que este no tenga el virus, ya que los fármacos consisten en eso; en bajar la carga vírica para que suban las defensas y actúen de manera normal.

Todos podemos ser José Gisbert o Laia Pérez. ¿Qué sentirían si supieran que hay una posibilidad de que tenga sida?, ¿Se imaginan que un día su hermano, su padre o su mejor amigo les dice que tiene el sida?, ¿y su pareja?

Comments
9 Responses to “¡Tú puedes ser uno de ellos!”
  1. David Martín dice:

    Está claro que el SIDA está mal considerado por la sociedad y va a ser muy difícil que la gente asimile que alguien de su entorno está infectado por el virus sin verlo como una amenaza para si mismo o los suyos.
    Me da la sensación que vamos para atrás en vez de para adelante en el tema de la información. Recuerdo en mis tiempos del instituto que nos daban mucha información y se llegaba a concienciar a la gente sobre el sida o el preservativo….. Y miro las cosas ahora y veo que no se ha evolucionado nada, los chavales no se creen ni que exista el SIDA y el preservativo les parece una cosa de risa “¿para que me voy a poner el preservativo si mi chavala se toma la píldora del día después y lo hacemos mucho más agustito?”
    Desde aquellos anuncios de las campañas aquellas de “sida noda” pues han podido pasar perfectamente 15 años y no recuerdo haber visto campañas similares de información ciudadana…
    Pues así está la cosa y visto lo visto parece que a la gente cada vez le interesa menos estar informados, o por lo menos bien informados…

  2. hmzdavid dice:

    Está claro que el SIDA está mal considerado por la sociedad y va a ser muy difícil que la gente asimile que alguien de su entorno está infectado por el virus sin verlo como una amenaza para si mismo o los suyos.
    Me da la sensación que vamos para atrás en vez de para adelante en el tema de la información. Recuerdo en mis tiempos del instituto que nos daban mucha información y se llegaba a concienciar a la gente sobre el sida o el preservativo….. Y miro las cosas ahora y veo que no se ha evolucionado nada, los chavales no se creen ni que exista el SIDA y el preservativo les parece una cosa de risa “¿para que me voy a poner el preservativo si mi chavala se toma la píldora del día después y lo hacemos mucho más agustito?”
    Desde aquellos anuncios de las campañas aquellas de “sida noda” pues han podido pasar perfectamente 15 años y no recuerdo haber visto campañas similares de información ciudadana…
    Pues así está la cosa y visto lo visto parece que a la gente cada vez le interesa menos estar informados, o por lo menos bien informados….

  3. Maje dice:

    Yo creo que la información sigue estando ahí, el problema es la percepción que la gente tiene de la enfermedad. Creo que ya no la consideran una amenaza realmente seria, como algo que le puede pasar a cualquiera. Tal vez, por eso es tan importante reflexionar sobre qué hemos aprendido de la enfermedad, de lo que supuso, de cómo nos pilló a todos desprevenidos. Además, seguimos sin saber cuál es su origen.
    Un gran blog. Felicidades

    • PNS dice:

      Muchas gracias Maje por dejar tu opinión acerca de estta enfermedad, que cómo tú dices, nos puede pasar a cualquiera. Lo más importante en este caso es optar por un sexo seguro siempre, y usar el preservativo. Algo tan simple como ponerse un preservativo puede evitar muchos contagios.
      Gracias por tu felicitación. Un saludo.

  4. María dice:

    Muy buenos los testimonios. Cuando he leído alguno de ellos, he recordado a personas que han pasado por la misma situación. Para algunos sólo fue un susto, para otros algo peor…La verdad es que el reportaje me ha hecho pensar. Recuerdo que un día me presentaron a un chico que era seropositivo y al darle dos besos…No pude evitar pensar en su enfermedad. No me eché para atrás, ni lo rechacé, ni nada parecido, sólo pensé en el SIDA. ¿ Creéis que es normal? Un saludo y enhorabuena por el blog. Buenos temas y nada sensacionalistas.

    • PNS dice:

      El sida puede llegar a dar que pensar, pero como cualquier otra enfermedad. Cuando vemos a una persona mayor con alzheimer nos hace mucho que pensar, puesto que es muy triste llegar a esa edad y no poder acordarse de las cosas buenas que hemos vivido a lo largo de nuestra vida. Pues el sida también tiene sus cosas y es que puedes contagiar a muchas personas, por eso es tan importante el sexo seguro y usar siempre preservativo.

  5. Marta dice:

    Hola, chicos. Me sumo a vuestro debate con una postura muy criticada, pero con la que muchos estamos de acuerdo. La mejor manera de que no pase nada no es usar el preservativo, es no mantener relaciones así porque sí. No digo que la gente espere hasta el matrimonio, pero sí que sean más conscientes de que toda libertad tiene un precio. Una especie de castidad elegida puede ser eficaz, de esta manera seguro que no pasará nada.

  6. PNS dice:

    Muchas gracias Marta por participar en el debate. Agradezco tu opinión pero también tenemos que pensar que luego la realidad no es como lo que tú dices, y está claro que esa castidad no es visible en la sociedad, cada vez los jóvenes empiezan a practicar relaciones sexuales antes y eso provoca además de embarazos no deseados, posibles enfermades. Por eso lo mejor es aconsejar siempre el preservativo, sea con la pareja actual o con el vecino del tercero. Pero siemepre hay que apostar por un sexo seguro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Categorías

A %d blogueros les gusta esto: